3 Razones para Reservar Directamente en un Pequeño Hotel

3 Razones para Reservar Directamente en un Pequeño Hotel

Un hotelero en la piel de un huésped

Sí, nosotros también tenemos vacaciones, no tantas como quisiéramos, eso es verdad. Y ese tiempo nos convertimos en huéspedes de otros hoteles. Normalmente de hoteles pequeños como el nuestro: hoteles con encanto, bed and breakfast, hotelitos familiares, hoteles boutique, hoteles rurales… La atención y la flexibilidad que estos alojamientos pueden ofrecer a sus clientes no es comparable con los hoteles grandes. Después de leer las opiniones en Tripadvisor, tenemos la posibilidad de reservar a través de los canales de venta habituales (Booking, Expedia). Pero nosotros preferimos reservar directamente ¿por qué? Hay tres grandes razones, quien lo probó, lo sabe.

1. Atención a medida

Porque cada huésped es especial y desea que su estancia sea especial. En un hotel pequeño podemos prestarle atención a los detalles: “Voy a llegar un poco pronto”. “Tengo intolerancia a la lactosa”. “Llevo un niño pequeño y, aviso, es un trasto”. “Cuál es el tiempo de la zona, me llevo una chaquetita”. “Nos encanta observar la naturaleza ¿tienen algún guía local?”. “Es una sorpresa para mi esposa, es nuestro 25 aniversario. ¿Un restaurante especial en la zona?”. Personalmente tengo intolerancia al gluten, y me he ido resignando a que desayunar fuera de casa sea un pequeño suplicio. Ni tostadas de pan de pueblo con aceite de oliva, ni bizcochos caseros, ni galletas, ni cereales orgánicos, ni magdalenas o muffins… Pero cuando he caído en un sitio donde me han puesto opciones sabrosas sin gluten me han hecho feliz. Ahí es cuando una llamada marca la diferencia. 

2. Elegir habitación

No estoy hablando de habitación doble o individual, o superior o estándard… no, estoy hablando de esos pequeños detalles que entre habitaciones del mismo tipo y precio pueden tener gran importancia. En Finca La Fronda tenemos posibilidad de cama doble o dos camas, tenemos habitaciones del amanecer o del atardecer, tenemos una suite con chimenea, y otra con acceso para personas con movilidad reducida, desde una se ve el pueblo de Alájar, allá en el valle, desde otra se escuchan las campanas de Linares de la Sierra, desde otra se pueden intuir de noche las luces de Sevilla en el horizonte, desde todas se pueden tocar, casi, las estrellas.

3. El mejor precio

Lo hemos dejado para el final pero, seamos sinceros, es una razón de mucho peso. Llamar por teléfono es la forma más sencilla de conseguir una pequeña recompensa. Un detalle de bienvenida gratis, un late check out, incluso, alguna vez, un upgrade… ¡o un descuento! No es seguro. Ningún establecimiento se lo garantizará porque depende de las circunstancias concretas. Pero lo que es seguro es que estas opciones no se consiguen por internet. Además casi todos los pequeños hoteles tenemos tarifas especiales que no vendemos a través de canales (estancias largas, paquetes, grupos, no reembolsable…). Esto es así por una razón sencilla de logística: no podemos manejar 7 habitaciones y 17 tarifas distintas por internet. En cambio podemos personalizar la atención. A todos nos importa el bolsillo y es sencillo entender que el mejor precio, igual que en una bodega o un secadero de jamón, siempre está al alcance reservando directamente en la propiedad.

Te hemos dado nuestras razones. Aquí tienes nuestro teléfono +34 959 501 247 y nuestros enlaces de reservas, ahora, tú eliges.

 

Sans Gluten

Sans Gluten

Il s’agit d’un hôtel familial. Et dans cette famille il y a 2 céliaques. Cela nous rend particulièrement sensibles au thème du gluten. Si vous êtes céliaque, si vous souffrez d’intolérance ou d’hypersensibilité au gluten ou si simplement vous choisissez d’éviter le gluten dans votre alimentation, nous pouvons vous offrir des alternatives savoureuses, saines et variées pour tous les repas que vous prendrez à La Fronda, étant donné que notre gastronomie est toujours basée sur les produits locaux : différentes pièces du porc, charcuteries maison, fromages, produits du potager, champignons, …
Et toujours avec un sourire de complicité : ici vous êtes le bienvenu.